Cirugías Faciales

Cirugía de Nariz : Rinoplastia

La nariz tiene una función específica en el proceso de la respiración que debe ser mantenida o mejorada después de una intervención, y su forma debe ser lo suficientemente normal para que pase desapercibida.

La nariz no tiene mucho protagonismo en la expresividad de la cara, que está protagonizada por la mirada y las forma que adopta la boca (sonrisa, desagrado, etc.). Una nariz proporcionada o bonita es considerada como un rasgo general, como puede ser la forma de la cara, la definición de los pómulos o del mentón.

Una nariz operada debe funcionar correctamente, ser proporcionada de acuerdo con la totalidad de la persona y específicamente con su cara, y el resultado conseguido debe ser natural, es decir, que no se aprecie que ha sido operada. Muchas veces, el paciente puede mejorar su perfil facial con la rinoplastia y efectuado al mismo tiempo un aumento de mentón, para dar una apariencia más armónica a toda la cara.

El estudio preoperatorio es muy importante en este tipo de intervenciones, tanto para identificar las anomalías anatómicas que causan el problema (desviación de tabique nasal, malposición de los cartílagos alares, etc...), como para valorar las asimetrías preexistentes y el tipo de modificación que se desea producir.

Podemos clasificar una nariz como “Primaria”, cuando nunca ha sido operada, o “Secundaria” cuando ha sufrido un traumatismo o que ha sido operada anteriormente.

En las narices secundarias es frecuente encontrar unos tejidos pueden ser mucho más fibrosos, que son más difíciles de tratar, y que mantienen la hinchazón post-operatoria durante más tiempo.

Existen varias técnicas de rinoplastia (cirugía de la nariz), que pueden ser agrupadas en dos grupos:

La rinoplastia cerrada, en la que las incisiones se sitúan por dentro de los agujeros de la nariz (narinas) y algunas fases de la intervención se efectúan sin ver directamente las estructuras.

La rinoplastia abierta, en la que se efectúa una incisión en la piel que separa los dos agujeros de la nariz (columela), que permite visualizar cómo se encuentran los tejidos y tratarlos bajo visión directa.

La rinoplastia (cirugía de nariz) puede efectuarse con anestesia general o con anestesia local más sedación, y puede requerir el ingreso en la clínica durante unas horas o un día. Es una intervención que no es, en absoluto, dolorosa, aunque frecuentemente aparezcan moratones e hinchazón en la zona de alrededor de los ojos, durante unos pocos días. A menudo se efectúa un taponamiento de la nariz, durante unas horas o unos días, que pueden incomodar al paciente y hacer que tenga que respirar temporalmente por la boca.

Normalmente se aplica una férula o vendaje rígido de plástico moldeable o de escayola, que es retirado a la semana, para prevenir que la hinchazón modifique el resultado, y debe tenerse en cuenta que, una vez se retire el apósito, la nariz aún estará ligeramente hinchada y deberá ser necesario esperar algún tiempo, que puede variar de paciente a paciente, para contemplar el resultado definitivo

Antes Despues
Antes Despues

Si tienes alguna pregunta, duda o deseas conocer el precio, favor de escribirnos por este formulario.

  
Nuestro Compromiso
Alta Calidad

Telefono

(81) 8318-6820, 2235-7424, cel. 0448124359409

Siguenos

Dirección

Hidalgo 2425 Pte.-306, Col. Obispado, Monterrey, N.L., México